Vacaciones en Loredo

Mi segunda entrada al Blog viene de nuestras últimas vacaciones en Loredo, un pequeño y precioso pueblo en la costa de Cantabria . En dos días consecutivos, en el mismo aparcamiento de la playa mi familia y yo fuimos testigos de dos hechos curiosos que merecen comentario en este blog.

El primero fue ver un coche empotrado  en la pared del camping anexo al parking de la playa (no me decidí a hacer una foto en ese momento, pero, hubiera sido perfecta para que os hicierais una idea de lo ocurrido). El vehículo estaba aparcado en una zona con un poco de desnivel y debido a algún error se precipitó contra el muro del camping atravesando el mismo, y gracias a que se quedó empotrado a la pared no se precipitó al vacío. Por suerte, no ocurrió nada grave, ya que, podía haber caído sobre los coches o las personas del parking de la playa.

Los propietarios del coche, se echaban las manos a la cabeza, no sabían como actuar, se sentían totalmente confusos y desamparados. Uno de ellos fue directamente a buscar al responsable del camping que les pidió los datos de su seguro para poder gestionar con el seguro del camping la cobertura de los desperfectos

Es muy importante tener grabados en la memoria de tu móvil, además como dentro de la documentación del vehículo,tanto los teléfonos de tu compañía aseguradora como de tu corredor de seguros ya que  ellos te indicarán los pasos a seguir para minimizar cualquier daño y para que estés perfectamente atendido y no tener esa sensación de “ no se que hacer”.

Ese siniestro fue por un error o por una imprudencia. Por suerte no hubo grandes daños ni víctimas, será cubierto por su aseguradora sin problemas, una grúa vino a realizar el rescate del vehículo y también un taxi para trasladar a los ocupantes del vehículo. La compañía del conductor también se hará cargo de los daños causados en el camping.

Todo queda perfectamente arreglado y todo vuelve a su lugar. Ese es el espíritu del seguro y del corredor. Dar servicio para que tus vacaciones continúen y todo vuelva en la mayor brevedad posible a la normalidad.

isla santa marina loredo

Isla de Santa Marina, Loredo   foto©Pete Sánchez

El segundo caso del que os hablaba nos ocurrió el día siguiente. Un coche realizando una maniobra de aparcamiento causó daños a una tabla de surf, ésta estaba situada en el suelo del parking al lado del maletero del propietario de la tabla.

Independientemente de quien era culpable en este caso (el vehículo al estar en movimiento es el principal factor de riesgo, o, la tabla que al estar apoyada a en el suelo no se llegaba a ver), las dos partes iniciaron una discusión acalorada en la que, se enzarzaron en descalificaciones diversas  y en palabras desafortunadas. Viendo que la cosa se ponía a mayores, mi mujer intervino tranquilizando a las partes, comentándoles que hicieran fotos del siniestro con sus móviles y que notificaran a sus seguros las circunstancias del siniestro, para que, los mismos dirimieran dentro el marco legal actual quien tiene la culpa o no y se encargaran de todo.

Les comentó que, para eso estaban los seguros, que no era necesario llegar a esos extremos de disputa y descalificación, que el coste en sus futuros recibos por dar parte a sus seguros va a ser mínimo y que los mismos se ocuparían de todo.

Ambas partes se tranquilizaron y tras recogida de datos y testigos amistosa, continuaron con su día de playa. Parece mentira, ¿verdad? Pero este tipo de situaciones se da muy a menudo, más de lo que la gente piensa.

La enseñanza que saco de todo esto es, cuantas veces veo discusiones acaloradas, malas palabras, descalificaciones y hasta alguna agresión en casos de siniestros donde intervienen dos o mas coches, siendo algo tan fácil como:

  • Intentar conservar la calma
  • Facilitar todos los datos necesarios de identificación de las partes y sus seguros.
  • Rellenar una declaración amistosa de accidente que no tiene por que dar la razón a una u otra parte.
  • SIEMPRE, llamar a tu corredor de seguros o a tu aseguradora, que te atenderán en el acto y te asesoraran correctamente.
  • Pedir, si fuera necesario y en caso de duda, la intervención de Trafico que, puede dar una opinión objetiva y oficial mediante informe.
  • Dejar a las aseguradoras que diriman sobre a quien pertenece la culpa del siniestro. No hace falta amenazar, no hace falta amedrentar a nadie. No tiene razón el que mas grita.

Conservemos la calma, por favor. Hará que disfrutemos más de nuestra vida.